El atormentado mundo de Yukio Mishima

Yukio Mishima fue uno de los autores japoneses más influyentes del siglo XX. A través de su lenguaje mordaz y descarnado, criticó la creciente occidentalización de su país tras la Segunda Guerra Mundial. Mishima era un férreo defensor de los valores tradicionales de Japón y, al ser incapaz de aceptar la nueva situación, se suicidó en 1970, con tan sólo 45 años.

Su verdadero nombre era Kimitake Hiraoka, y pertenecía a una clase media con antiguos lazos samuráis. Por un principio de tuberculosis, fue desestimado para participar en la guerra, hecho que lo marcaría para siempre. Mishima vio así frustrado su sueño de convertirse en piloto kamikaze y entregar la vida por su país, el mayor honor que creía posible.



La derrota japonesa le resultó difícil de asimilar. La humillación pública del emperador (fue obligado a admitir que no era descendiente de los dioses) y la fase de occidentalización en la que entró Japón a partir de entonces fueron un duro golpe para sus valores, basados en una ideología nacionalista y tradicional.

Mishima vio en el modelo socioeconómico impuesto por Occidente una decadencia, una derrota de la sana vida espiritual de los japoneses en manos de la sociedad de consumo. Para el escritor, el invasor extranjero era degenerado, débil y estúpido.

“Si mi lógica no se sostuviera en una experiencia original, si simplemente flotara en el aire, mi estética sería una gran mentira”. Yukio Mishima.

Dispuesto a llevar a cabo sus ideales hasta las últimas consecuencias, la mañana del 25 de noviembre de 1970 Yukio Mishima irrumpió junto con sus seguidores del Tatenokai (“Sociedad del Escudo”, una milicia privada creada por él mismo) en el cuartel de las Fuerzas de Autodefensa en Tokio y tomó como rehén al comandante.

Acto seguido, Mishima dio un discurso a los soldados del cuartel, exhortándolos a realizar un golpe de Estado para devolverle al emperador la dignidad arrebatada. Al no lograr convencerlos, el escritor tomó su espada y se realizó el seppuku (suicidio por honor).

La literatura de Yukio Mishima

Yukio Mishima, escritor japonés.La obra de Mishima es un fiel reflejo de su ideología, aunque no se reduce únicamente a eso. A través de un estilo delicado, aborda los aspectos más profundos de la personalidad, como los sueños, el deseo, el sexo y la violencia.

Confesiones de una máscara, por ejemplo, muestra el recorrido interior de un hombre que  a través de experimentar con la violencia y la muerte termina por descubrir su homosexualidad.

Música, en tanto, se revela como un auténtico tratado sobre el amor y la sexualidad, con una protagonista que es incapaz de experimentar placer en las relaciones carnales.

Por otro lado, las ideas nacionalistas y tradicionalistas de Mishima quedan de manifiesto en novelas como El marino que perdió la gracia del mar, donde las ilusiones de un adolescente se rompen en mil pedazos al ver como un marino al que había idealizado decide dejar atrás sus días de aventuras en el mar para formar una familia.

Su obra cumbre es, sin embargo, la tetralogía El mar de la fertilidad, formada por las novelas Nieve de primavera, Caballos desbocados, El templo de la aurora y La corrupción de un ángel. Aquí, Mishima explota a fondo las críticas hacia la sociedad japonesa de posguerra, a la que acusa de dejar de lado sus valores ancestrales.

Todos los escritos de Yukio Mishima reflejan, en mayor o menor medida, las pequeñas miserias del día a día, a causa de lo que él ve como la decadencia del mundo occidentalizado.

En síntesis, se trata de un autor polémico y genial, que no puede faltar en las bibliotecas de los amantes de la literatura japonesa.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo