Wu Zetian, la única mujer que gobernó China

Muchas mujeres tuvieron influencia y poder a lo largo de la historia de China. Algunas lo ejercieron desde su rol de emperatrices consortes, o regentes mientras aguardaban la mayoría de edad de sus hijos. Pero sola una reinó como soberana absoluta, llegando a proclamar su propia dinastía. Ella fue Wu Zetian, entre los años 690 y 705.

Wu Zetian nació en el año 625 en el seno de una familia aristocrática de la provincia de Shanxi. Su padre había sido un aliado del fundador de la dinastía Tang, Li Yuan, quien lo convirtió en duque. La madre, por su parte, estaba emparentada con la familia imperial de la dinastía anterior a los Tang, la Sui.



Cuando era una niña, Wu ingresó en el harén del palacio y se convirtió en concubina del emperador Taizong. Tras la muerte de éste, Wu permaneció en el palacio como concubina de Gaozong, el sucesor al trono. Esto suscitó el escándalo de los moralistas confucianos de la época, quienes veían con malos ojos que padre e hijo compartieran una misma concubina.

De todas maneras, Wu Zetian contaba con la aprobación de la consorte de Gaozong, la emperatriz Wang, que veía en ella una rival de otro concubina, Xiao Shufei, con la que estaba enfrentada.

En el año 654, una hija recién nacida de Wu fue asesinada, y ella acusó a la concubina Xiao y a la emperatriz Wang de cometer el crimen. Las dos mujeres fueron ejecutadas, y así Wu allanó su camino al poder, ya que fue nombrada emperatriz consorte.

Pocos años después, el emperador Gaozong acusó graves problemas de salud, y la influencia de Wu se hizo más latente. Esto quedó especialmente de manifiesto en el año 665, cuando hizo ejecutar a algunos ministros de la corte que se le oponían.

El ascenso al trono de Wu Zetian
Wu Zetian.
Retrato de Wu Zetian, según la imaginaron algunos artistas clásicos.

El emperador Gaozong murió en el año 683, y su hijo Zhongzong subió al poder. Menos de dos meses después, su madre Wu Zetian lo depuso e instaló en el trono a otro hijo suyo, Ruizong. Este nuevo emperador era mucho más influenciable por Wu, y gobernó según sus directivas durante seis años. En octubre del 690, Ruizong cedió el trono a Wu Zetian, quien se convirtió así en la primera y única emperatriz en la historia de China en ocupar el trono imperial.

Ya en el poder, Wu Zetian proclamó la nueva dinastía Zhou, como una forma de evocar el esplendor de la antigua dinastía Zhou (1122 a.C. — 249 a.C.). Además, se proclamó a sí misma «emperador» Shengshen, lo que terminó de escandalizar a los intelectuales confucianos.

Lo que más molestaba a estos tradicionalistas eran dos cosas: primero, que una mujer pretendiera ocupar el puesto de emperador. Y segundo, que no respetara la sucesión legítima de padres a hijos. Difícil decidir qué los irritaba más.

Para combatir estas críticas, la primera medida de Wu Zetian fue proclamar al budismo como religión oficial del Imperio. Mandó a construir templos y santuarios, y promovió interpretaciones de la doctrina budista que daban legitimidad a su reinado.

Mujeres en la dinastía Tang.
Las mujeres gozaron de un importante ascenso social durante el reinado de Wu Zetian.

Seguidamente, el gobierno de Wu encaró una reestructuración del sistema educativo, atravesado por la corrupción y las influencias aristocráticas. Priorizó encontrar a las personas más capaces en cada área, sin importar sus antecedentes familiares. De esta manera, la corte de Wu se llenó de gente muy talentosa pero sin sangre noble, lo que terminó de provocar el odio de los tradicionalistas.

Auge y caída del reinado de Wu Zetian

Gracias a su reforma educativa, Wu pudo disponer de gobernadores de provincias capaces y honestos, quienes promovieron un rápido desarrollo agrícola, con una consecuente mejora económica en la vida de los campesinos.

Durante esos años, también se elevó la posición social de las mujeres en China, generalmente olvidadas por la tradición confuciana. La emperatriz Wu reconoció una serie de importantes derechos a las mujeres: por ejemplo, el tiempo de luto por la muerte de una madre pasó a ser igual que el de la muerte del padre, y se permitió el divorcio y un segundo matrimonio tras la muerte del marido.

Mausoleo Qianling, Shanxi, China.
Mausoleo Qianling, donde están enterrados los restos de Wu.

Sus críticos apuntaron que Wu Zetian ejerció un gobierno despótico, con una fuerte persecución a sus opositores. También señalaron numerosos actos de corrupción, pero estas acusaciones quedaron tamizadas por la subjetividad que el gobierno de la emperatriz suscitó a lo lago de la historia china.

A principios del 705, con ochenta años, Wu fue víctima de un golpe de Estado, que devolvió al poder a su hijo Zhongzong y restauró la dinastía Tang. Wu Zetian murió a fines de ese mismo año, y sus restos fueron enterrados en el mausoleo Qianling, en la provincia de Shanxi, junto a los de su marido, el emperador Gaozong.

Fuente: Breve historia de la China milenaria. Gregorio Doval.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo