Taoísmo, una ancestral filosofía china

El taoísmo es una filosofía de vida originada en China hace miles de años, que consiste en la búsqueda del orden natural del universo. Sus fundamentos se atribuyen al filósofo Lao Tse, quien en el siglo VI a.C. escribió el Tao Te Ching, traducido como “Libro del Camino y de la Virtud”.

El Tao Te Ching es un libro corto de aforismos que contiene las creencias filosóficas taoístas. El texto es de muy difícil traducción, ya que hay diversas maneras de representar los significados de ciertos ideogramas chinos. Asimismo, la descripción del Tao (principal concepto de esta filosofía) todavía genera discusiones entre las diferentes corrientes de traductores.



Chinos practicando tai chi en un parque.

Qué es el taoísmo y cuáles son sus características

El pilar del taoísmo es la idea de Tao, que suele explicarse como el orden natural que rige la existencia. El Tao es atemporal y no puede verse, ni oírse, ni adquirirse. La filosofía taoísta insiste en que, aunque el Tao es inalcanzable para el pensamiento humano, igual hay que buscarlo. Y es este “camino de búsqueda” lo que mueve a los seguidores del taoísmo.

“El Tao que puede conocerse no es el verdadero Tao”. Tao Te Ching

El objetivo del Tao es que el hombre pueda integrarse con la naturaleza y estar en armonía con todos los elementos. Para ello, el taoísmo hace énfasis en el concepto de la no acción, o Wu Wei. Consiste en la creencia de que las personas deben dejar que las cosas sucedan.

No se refiere a ser un holgazán o un apático, sino a seguir el curso de los acontecimientos sin hacer nada forzado o anti natural. El Wu Wei se relaciona con el elemento agua, en el sentido de que es dócil y flexible, pero puede deshacer la tierra y erosionar las piedras.

La idea del ying y el yang

Símbolo del ying y el yang, principal idea del taoísmo.

El taoísmo es la filosofía que elaboró el concepto del ying y el yang, dos fuerzas opuestas pero complementarias. Toda acción crea estas dos fuerzas, que a su vez se engloban en una tercera, contenedora, que es el Tao. Aunque el ying y el yang representan fuerzas opuestas, forman parte de la misma naturaleza, porque ambas derivan del Tao.

El Tao se encarga de equilibrar estas fuerzas, permitiendo la transformación de la naturaleza y al mismo tiempo su conservación.

Una de las claves para dominar el taoísmo es aprender a encontrar lo bueno en lo malo y lo malo en lo bueno, ya que ambas cosas forman parte de lo mismo, como el ying y el yang. Por eso es que hay un punto negro dentro del sector blanco y un punto blanco dentro del sector negro.

El taoísmo como religión

Monasterios de los montes Wudang, en China.

A mediados del siglo II a.C. el Tao Te Ching fue convertido por decreto imperial en un ching (“clásico”). A partir de entonces, se asoció con el budismo y con el confucionismo, y para finales de la dinastía Han (siglo III d.C.) el taoísmo derivo en una religión.

Se le atribuye al monje Zhang Daoling la fundación del taoísmo religioso, quien consideraba a Lao Tse y a otros sabios como dioses. Sin embargo, esta interpretación religiosa es contraria a la ideología de los primeros pensadores taoístas, cuyas ideas eran netamente filosóficas.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo