Reseña: Samurai X, la película

En 2012 se estrenó en Japón Samurai X, la película, la primera adaptación con actores del manga llamado Rurouni Kenshin. La versión cosechó en general críticas positivas, y por eso se realizaron dos largometrajes más: Rurouni Kenshin: Kyoto en llamas y Rurouni Kenshin: La leyenda termina.

Cuando se piensa en adaptaciones de mangas en formato live action es inevitable no recordar la desastrosa Dragonball Evolución. Es que la cinta del director James Wong amenazó con destruir el género para siempre. Por suerte, Rurouni Kenshin pasó el desafío y el resultado es una película más que aceptable. Ni los fanáticos de la obra original ni aquellos que nunca siguieron las andanzas del guerrero samurái se verán decepcionados.



Kenshin Himura es un ex samurái que a mediados del siglo XIX luchó en el bando del emperador para derrotar a los señores feudales de Japón y llevar al país hacia la modernidad. Al terminar la guerra, Kenshin jura no volver a matar y se dedica a ayudar a quienes lo necesiten. Sin embargo, muchos personajes de su pasado amenazarán constantemente la firmeza de su promesa.

Los actores de la película live action de Samurai X
Foto: Dick Thomas Johnson

Uno de los puntos fuertes de Samurai X, la película es su trasfondo histórico. Son muchas las referencias a los sucesos acaecidos en Japón durante el paso del período Edo al período Meiji. La historia atraviesa la trama, y sólo por eso ya resulta interesante aunque no se conozca la obra original.

En el aspecto técnico, las peleas están bien logradas y las locaciones recrean fielmente el Japón del siglo XIX. La música y la fotografía acompañan en gran manera, lo mismo que la mayoría de las actuaciones. Los puntos flojos del casting son justamente la pareja de protagonistas, Kenshin y Kaoru, cuyos intérpretes fallan a la hora de transmitir sus emociones y motivaciones. En contrapartida, los personajes de Sanosuke y Saito son los más destacados de la película.

Aunque con ciertos baches, el guión también cumple. Nunca es fácil contar en poco más de dos horas una historia que abarca varios tomos de manga. Por cuestiones de formato, hay recortes de la obra original y muchos personajes secundarios no tienen el mismo desarrollo. Pero incluso así la película logra mantener el hilo argumental y conforma un producto apto para fanáticos y no tanto.

En definitiva, Samurai X, la película cumple las expectativas generadas por la adaptación de Rurouni Kenshin al formato live action. Y al mismo tiempo, le abre el crédito a la adaptación de futuras historias de manga a la pantalla grande.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo