Los 5 pueblos más lindos de Japón

Casas de madera, alrededores montañosos, caminos de piedra, canales de agua, cerezos en flor… Los pueblos tradicionales japoneses tienen mucho para ofrecer. Con historias que se remontan varios cientos de años atrás, estas pequeñas localidades parecen sacadas de una película de samuráis. A riesgo de cometer una injusticia, preparamos esta lista con algunos de los pueblos más lindos de Japón.

Tsumago

Tsumago, ruta del Nakasendo, Japón.

Este encantador pueblo de Japón se encuentra en el corazón de la antigua ruta Nakasendo, un camino de montaña que conectaba Tokio y Kioto a lo largo de 534 kilómetros. No era la manera más rápida ni directa de unir ambas ciudades, pero sí la mejor opción para evitar vadear los ríos.



Con la llegada del tren a Japón, el Nakasendo cayó en desuso, y con el paso de los años quedó únicamente como atracción turística. El tramo de ocho kilómetros entre los pueblos de Magome y Tsumago es el más popular y el mejor conservado. Las dos localidades valen una visita pero, puestos a elegir, Tsumago es el que más merece ser incluido entre los pueblos más lindos de Japón.

Shirakawa-go

Shirakawa-go, Prefectura de Gifu, Japón.

Es una pequeña aldea en la Prefectura de Gifu, en los Alpes Japoneses. Se destaca por sus casas de estilo gassho-zukuri, construcciones de madera con techos de paja muy inclinados, para soportar el peso de la abundante nieve que cae en la región.

Algunas de las casas tienen más de 250 años, aunque en la actualidad la mayoría funcionan como restaurantes, alojamientos o museos. El río Shogawa, que atraviesa el pueblo, y los alrededores de montaña, terminan de convertir a Shirakawa-go en uno de los pueblos más lindos de Japón.

Kurashiki

Kurashiki, Prefectura de Okayama, Japón.

Kurashiki se encuentra en la Prefectura de Okayama, y su principal atractivo es un área de canales que se remonta al Período Edo (1603-1867). Por esa época, el pueblo era un importante centro de distribución de arroz, gracias a su salida al mar. De hecho, el nombre “Kurashiki” se traduce como “lugar de depósitos”, denominación que adquirió debido a la gran cantidad de almacenes de arroz que se encuentran a uno y otro lado de los canales.

Yoshino

Yoshino, ladera del Monte Yoshino, Japón.

Rodeado de montañas, ríos y lagos, Yoshino es famoso por ubicarse en la ladera del Monte Yoshino, cubierto por más de 30 mil árboles de cerezo. Algunos de los árboles tienen más de mil años de antigüedad, y se destacan por las variadas tonalidades que adquieren a medida que cambian las estaciones.

Yoshino es también importante como lugar histórico, ya que allí se refugió el emperador Go-Daigo con las tres reliquias imperiales a mediados del siglo 14, cuando estableció una corte paralela que dividió a Japón en dos dinastías durante más de 50 años.

Takayama

Takayama, Prefectura de Gifu, Japón.

Aunque tiene casi cien mil habitantes, su ubicación remota y atmósfera rural lo convierten en un lugar ideal para ser incluido entre los pueblos más lindos de Japón. Localizado entre los Alpes Japoneses, en la Prefectura de Gifu, Takayama posee un casco histórico muy bien conservado, con casas, calles y canales del Período Edo.

En ese tiempo, Takayama era una importante fuente de madera para el país, por lo cual estaba bajo control directo del Shogun y gozaba de cierta prosperidad, considerando que se encontraba lejos de los principales centros administrativos.

¿Cuál de los pueblos más lindos de Japón te gustaría visitar?

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo