Pachinko, el juego de azar que apasiona a los japoneses

El pachinko es un verdadero furor en Japón, que atraviesa edades, géneros y clases sociales. En las más grandes ciudades japonesas pueden llegar a verse hasta dos o tres edificios con máquinas de pachinko por cuadra.

Se trata de un juego de azar muy similar en apariencia a las tragamonedas, pero con una dinámica diferente. Consiste en insertar pequeñas bolitas de acero que van cayendo por el tablero, y sólo las que pasan por un minúsculo orificio obtienen premio. Lo único que se controla es la velocidad con la que caen las bolitas, así que no exige demasiada destreza.



Bolitas de acero para jugar al pachinko en Japón.
Foto: Reuters

Lo más llamativo del pachinko es que en Japón las apuestas son ilegales. En teoría, las bolitas que se ganan solamente pueden ser canjeadas por objetos como jabón, cigarrillos y encendedores, entre otros. “En teoría”, porque cerca de cada local de pachinko siempre hay una tienda donde intercambiar estas cosas por dinero.

El furor del pachinko en Japón

Los locales de pachinko son ruidosos, están llenos de gente y hasta de humo, porque se permite fumar adentro. Aun así, miles de japoneses, desde hombres de negocios hasta obreros de la construcción, abarrotan las salas cada día.

Así se juega al pachinko en Japón

Para seducir a la clientela, los locales se destacan en la calle con diseños extravagantes y enormes carteles de neón. Las máquinas, además, representan íconos de la cultura pop, desde películas como Star Wars hasta animes como Evangelion y Saint Seiya, pasando por bandas de música, videojuegos y equipos deportivos.

En total, hay unos 12.500 establecimientos de pachinko en Japón, que agrupan más de 3 millones de máquinas. Casi 11 millones de japoneses juegan al menos una vez al año y las ganancias de la industria superan los 170 mil millones de dólares anuales, mucho más que, por ejemplo, todos los casinos de Las Vegas juntos.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo