El origen del nombre de China

La etimología de los países sigue caminos curiosos. Los significados originales de los nombres a menudo se pierden en la traducción, y llegan completamente deformados a otros idiomas. Un claro ejemplo es el del Japón, cuya denominación original es Nihon (日本), “origen del sol”. Y algo similar sucede con el nombre de China.

Los chinos llaman a su país Zhōngguó (中国), cuya traducción aproximada es “país del centro”. El carácter zhōng (中) significa “central”, mientras que guó (国) tiene dos sentidos: “territorio o región”, en sentido geográfico, y “estado o nación”, en sentido político.



Este término proviene de la época previa a la unificación de China, cuando el territorio estaba dividido en numerosos estados o reinos que se disputaban el poder. Zhōngguó designaba a los territorios situados en la llanura central, en torno al Río Amarillo, que eran los más ricos, poblados y prósperos.

Cuando el reino de Qin conquistó a los otros territorios en el año 221 a.C., todo quedó unificado bajo la denominación Zhōngguó. No se trató sólo de usar el mismo nombre, sino de unificar la escritura, los sistemas métricos, la educación, la administración política y la justicia, entre muchas otras cosas.

¿De dónde proviene entonces el nombre de China?

La pregunta tiene mucho sentido. ¿Cómo llegamos de Zhōngguó, “país del centro”, a China, el nombre que utilizan la mayoría de las lenguas occidentales?

Río Amarillo, en el centro de China, en cuyos alrededores se asentó el país y surgió el nombre de China.

Sobre su origen hay diversas teorías, aunque la más aceptada señala que fueron los mercaderes europeos de los siglos 16 y 17 los responsables del origen del nombre de China. Por esa época, Zhōngguó estaba gobernada por la dinastía Qing, cuya pronunciación es “chin”, lo cual habría dado origen a la confusión entre los visitantes extranjeros.

Previo a ese período, el nombre de China en Occidente era conocido como Catay, invención del mercader veneciano Marco Polo, quien presuntamente habría viajado a China a finales del siglo 13.

Catay deriva del nombre de los kitán, un grupo étnico mongol que dominaba el norte de China durante la época en la que, según su relato, Polo habría visitado Oriente. En la actualidad, Catay se considera un nombre antiguo y/o literario de China.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo