El origen del universo según la mitología china

Todas las religiones y culturas del mundo tienen su propia versión sobre el origen del universo. Para algunos fue una gran explosión; para otros, la obra de un dios. La mitología china no es la excepción, y aporta un interesante relato sobre el mito fundacional del universo.

Según la mitología, desde el comienzo del mundo existían los Tres Augustos: Fuxi, Nuwa y Shennong. Eran seres divinos, sabios y poderosos, cuya relación entre ellos no está del todo clara. Algunos sostienen que eran hermanos, otros que eran pareja, o incluso que se trataba de padres e hijos. Sea como fuere, todos están de acuerdo en algo: los Augustos eran tres y fueron los responsables del origen del universo.



Nuwa, la única deidad femenina, fue la responsable de crear a los seres humanos. De acuerdo a la mitología, Nuwa se sentía sola, y por eso comenzó a crear seres vivos. El primer día creó el gallo; el segundo, el perro; el tercero, la oveja; el cuarto, el cerdo; el quinto, la vaca; el sexto, el caballo; y el séptimo, comenzó a crear a los seres humanos.

Para el proceso de creación utilizaba arcilla amarilla, esculpiendo a las personas una a una, a su imagen y semejanza. Pero pronto Nuwa se cansó de tan ardua tarea, así que comenzó a pasar la arcilla por agua, que moldeaba el material y producía seres humanos diferentes cada vez. Así se estableció la primera división de clases: los humanos moldeados por el agua constituyeron el pueblo, mientras que los moldeados a mano se convirtieron en los nobles.

Organizar el caos
Estatua de Nuwa, divinidad de la mitología china, en shenzhen.
Estatua de Nuwa en Shenzhen.

Nuwa había creado a los humanos, sí, pero estos vivían en anarquía y sin moral alguna. No reconocían familia, comían a los animales con el pelo, bebían su sangre y se vestían con las pieles que les quitaban. Al ver este desorden, Fuxi decidió intervenir. Inventó la escritura, la pesca, la caza y la gastronomía. Institucionalizó el matrimonio y la crianza de los hijos, y estableció un primer sistema de gobierno.

Pero, según la mitología china, el conocimiento más importante que Fuxi legó fueron los Ocho Diagramas, claves para entender a los dioses y clasificar los sentimientos humanos (además de ser considerados como el origen de la escritura china). En base a los Ocho Diagramas, mucho tiempo después se escribió el I Ching, o Libro de los cambios, que sería utilizado por los sucesivos gobernantes chinos como vía de comunicación entre los dioses y el pueblo.

El principal aporte del tercer Augusto, Shennong, en el origen del universo según la mitología china, fue la agricultura. Shennong se encargó de enseñarle a los seres humanos a labrar la tierra y cultivar sus propios alimentos. También recopiló todos los tipos de hierbas que había en China, y las clasificó según sus propiedades medicinales. Mediante la experimentación en sí mismo, el tercer Augusto fue el pionero de la medicina tradicional china.

¿Hay algo de “cierto” en el origen del universo chino?
Tres Augustos chinos, responsables del origen del universo.
Los tres Augustos, representados en esta pintura como si fueran todos hombres.

Si hablamos de seres todopoderosos que provocaron el origen del universo e inventaron todas las instituciones sociales, está claro que estamos en el terreno mitológico. Pero como en toda leyenda, es posible que detrás del mito de los Tres Augustos existieran personas o clanes reales. En ese caso, lo más probable es que la mitología china se haya encargado de personificar en estos seres divinos los diferentes estados de desarrollo de la cultura antigua.

Sumado a los Augustos, la mitología china le da igual importancia a la figura de los Cinco Emperadores, primeros gobernantes mitológicos de China, de quienes descenderían todas las dinastías. Los Emperadores también serían personificaciones de tribus o clanes gobernantes en diferentes períodos, pioneros de la cultura y ancestros comunes del pueblo chino.

La edad de los Tres Augustos y los Cinco Emperadores abarca desde el origen del universo hasta el año 2205 a. C., momento elegido por la tradición confuciana como el comienzo oficial de la historia de China. El nexo entre el período mitológico y el oficial está dado por uno de estos personajes legendarios: Huang Ti, el Emperador Amarillo, que, gracias a la ortodoxia confuciana, adquiriría el rango de padre de la civilización china.

Fuente: Breve historia de la China milenaria. Gregorio Doval.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo