Nombres japoneses: ¿qué significan y por qué no existe la firma?

Se estima que en Japón existen en total unos 100 mil apellidos. La mayoría están formados por kanjis (símbolos que representan una idea), los caracteres más comunes en el sistema de escritura japonés. Es el Estado quien determina qué kanjis pueden utilizarse para formar los nombres japoneses.

Como los kanjis representan ideas o conceptos, quiere decir que todos los apellidos tienen un significado. Tanaka (田中), por ejemplo, uno de los nombres japoneses más comunes, significa “en medio del campo de arroz”. ¿Y por qué alguien se llamaría así?



Sucede que hasta finales del siglo XIX la mayoría de los ciudadanos no tenían derecho a un apellido propio, honor reservado únicamente para la clase alta de la sociedad. Pero en 1875, con la Restauración Meiji y la modernización de Japón, el gobierno aprobó una ley que obligó a todos los japoneses a registrarse con un apellido.

Lista de los diez nombres japoneses más comunes.
Best Japanese Language Schools

Como la mayoría de las familias no habían tenido algo similar en su vida, se limitaron a crearlo utilizando los kanjis que mejor describieran su situación geográfica. ¿Vivías a la vera de un río en la montaña? Entonces a partir de ahí te llamabas Yamakawa (山川, “río de montaña”). ¿Cerca de un gran puente? Tu nombre era Takahashi (高橋, “puente grande”). ¿En una aldea? Nakamura (中村, “dentro de la aldea”) era tu nuevo apellido.

Habrán visto que hasta aquí utilizo “nombre” y “apellido” casi como sinónimos, y esto es porque en Japón se conoce justamente como “nombre” al apellido. Al preguntarle a un japonés cómo se llama lo más probable es que nos responda únicamente con su apellido, ya que el “nombre” al que estamos acostumbrados en Occidente ellos lo reservan para el entorno familiar y un selecto grupo de amigos.

¿Por qué los japoneses no tienen firma?

Hanko, sello personal japonés.

Cuando un japonés que viaja por Occidente se ve obligado a firmar algo, se limita a escribir su nombre y apellido en rōmaji (transcripción del japonés en caracteres latinos). Nada de garabatos extraños e inentendibles como solemos hacer nosotros.

Esta es otra característica importante de la onomástica japonesa: no existen las firmas. En su lugar, cuando tienen que dejar asentado su consentimiento en un documento, los japoneses estampan su nombre con un sello personal o hanko.

La palabra hanko (判子) significa “sello pequeño”, y este objeto tiene grabado en kanjis los nombres japoneses de sus dueños. Con el hanko los japoneses pueden comprar una propiedad, abrir una cuenta bancaria, recibir la correspondencia y todo tipo de trámites más.

Es un regalo habitual de padres a hijos cuando estos alcanzan la mayoría de edad. También es obligatorio registrarlo en el ayuntamiento de la localidad de residencia para que tenga validez oficial.

Al igual que sucedió con los apellidos y nombres japoneses, hasta finales del siglo XIX el hanko era utilizado sólo por el emperador y sus vasallos de mayor confianza. Pero en 1873 se aprobó una ley que nombraba al hanko como medio de identificación personal oficial y autorizaba su uso para toda la población.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo