Monstruos y seres sobrenaturales de la mitología china

La mitología china es muy amplia y se remonta a miles de años de atrás. Como todas las mitologías, posee un amplio repertorio de monstruos y criaturas sobrenaturales. Algunos son bondadosos, y otros decididamente malignos, pero todos coinciden en su inmenso poder.



La novedad de la mitología china es su importante tradición escrita, desarrollada mucho antes que la mayoría de los países del mundo. Por ejemplo, el Shānhǎijīng (“Clásico de las Montañas y los Mares”), es un libro de entre los años 500 y 200 a.C., que recopila la mayoría de estas criaturas mitológicas, además de costumbres populares, ritos y geografía antigua.

En esta ocasión, les presentamos tres de los seres sobrenaturales más interesantes de la mitología china.

Nian

Nian, el monstruo que originó el Año Nuevo en la mitología china.

En las profundidades del mar habitaba este monstruo carnívoro llamado Nian, que tenía una enorme cabeza y garras afiladas. Sólo aparecía en la superficie una vez al año, pero cuando lo hacía atacaba con violencia las aldeas costeras, destrozando casas, matando animales y comiendo humanos.

Como la fecha se repetía cada año, en la víspera los vecinos, atemorizados, huían a esconderse tierra adentro para refugiarse de Nian. Un día, sin embargo, llegó un forastero que prometió pasar la noche en una de las aldeas para enfrentarse al monstruo. La gente lo tomó por loco y lo dejó abandonado a su suerte.

Cuando cayó el sol y Nian atacó, el forastero utilizó su capa roja y fuegos artificiales para espantarlo. Como tuvo éxito, a partir de entonces todos los años, en la víspera del ataque de Nian, los vecinos adornaron sus poblados de rojo y lanzaron muchos fuegos artificiales para mantener al monstruo a raya.

La costumbre se extendió por el resto del país y, como nián (年) significa “año”, la celebración comenzó a conocerse como el Año Nuevo Chino.

Jiangshi

Jiangshi, los zombies de la mitología china.

La traducción literal de jiāngshī (僵尸) es “cadáver rígido”, y por eso se identifica a estas criaturas como los zombies chinos. Se trata de muertos vivientes en estado de descomposición, con un rigor mortis tan avanzado que sólo les permite moverse a saltos y con los brazos extendidos hacia adelante, y ataviados con un uniforme de funcionario de la dinastía manchú de los Qing.

¿Por qué este detalle en la vestimenta? Hay varias versiones. La más aceptada dice que esta representación nació de los fuertes sentimientos anti-manchúes del pueblo chino, de mayoría Han, que despreciaba a los Qing por su despotismo y, principalmente, porque no los consideraba chinos.

Existían varios caminos para que un muerto se convirtiera en jiangshi. Podía ocurrir cuando la persona sufría una muerte violenta, como un asesinato o un suicidio, o cuando el fallecido no era enterrado de forma debida. Según la mitología china, en esos casos el alma del difunto no encontraba reposo y regresaba al mundo de los vivos. Para su sustento, además, el jiangshi debía extraer el qi (energía vital) de la gente, con lo cual los terminaban convirtiendo también en muertos vivientes.

Hundun

Hundun, el "caos" de la mitología china.

De acuerdo a textos antiguos, Hundun era hijo del mítico Emperador Amarillo, fundador de la civilización china. Pero, a diferencia de su padre, Hundun era vil, obstinado, descarado y algo estúpido, por lo que la gente se refería a él simplemente como “caos”.

La forma que adoptaba este ser no está muy clara, aunque la mayor parte de la mitología china coincide en describirlo como una especie de cerdo de seis patas, sin cabeza y con cuatro alas.

Hundun formaba parte de una banda de villanos conocida como sìxiōng (四凶), “los cuatro malvados”, junto a otras criaturas despreciables: Taotie, que devoraba todo lo que tenía a su alcance; Qiongqi, identificado con la traición; y Taowu, que esparcía la confusión y la ignorancia adonde iba.

La mitología china cuenta que, tras años de fechorías por parte del sìxiōng, un Emperador los desterró a todos a los cuatro puntos más distantes del imperio, desde donde ya nunca se volvió a saber de ellos. Hasta ahora…

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo