Héroe, una de las mejores películas chinas de la historia

Cada vez más, las superproducciones de Hollywood incluyen una o más escenas filmadas en China y algunos actores de esa nacionalidad. Es un claro intento de cuidar un mercado enorme y fundamental para el éxito económico de sus emprendimientos cinematográficos. Y aunque los films occidentales se esfuercen por ganarse un hueco en Oriente, en ocasiones deberíamos invertir el flujo y conocer algunas producciones asiáticas. Es el caso de Héroe, una de las mejores películas chinas de la historia.

Dirigida por Zhang Yimou y protagonizada por Jet Li, fue estrenada en 2002 y se convirtió en la película más cara de la historia del cine chino. Pertenece al género wuxia, el cual es específico de las películas chinas y mezcla la filosofía con las artes marciales.



Póster oficial de Héroe, una de las mejores películas chinas de la historia

El mito originario

Héroe está ambientada en el período inmediatamente anterior al nacimiento de China como nación, cuando el territorio estaba dividido en siete reinos. El emperador de Qin, el más poderoso de todos, estaba conquistando poco a poco los otros reinos con la idea de centralizar el gobierno y unificar diversos aspectos de la cultura, como el idioma y la moneda.

A partir de ese hecho real, la película se basa en una leyenda sobre un suceso que tiene al emperador de Qin como protagonista. La historia cuenta que el emperador vivía recluido en su palacio, por temor a tres peligrosos guerreros que amenazaban su vida y querían detener su avance conquistador.

Cierto día, otro guerrero, conocido como Sin Nombre (Jet Li), llega al palacio y asegura haber acabado con los tres enemigos. El emperador le pide que le cuente cómo lo hizo y a partir de ahí se desarrolla la trama de Héroe.

Los personajes de Nieve Voladora y Luna pelean en la película china Héroe

La estructura narrativa está inspirada de forma clara en Rashomon, película de 1950 dirigida por el japonés Akira Kurosawa. En Rashomon se cuenta la historia de un asesinato desde diferentes puntos de vista, dando pie a diversas teorías. De igual manera ocurre en Héroe, donde la misma historia se relata con variadas interpretaciones hasta dar con la versión final.

Una delicia visual

La película tiene varios puntos altos, comenzando por su simbólica y cuidada fotografía. La estética juega un papel fundamental, ya que el director hace uso del color para darle un significado metafórico a cada parte de la historia. Así, el rojo refleja la pasión y la violencia; el azul, la frialdad y el sacrificio; el blanco, la paz y la pureza; y el verde, la esperanza.

Las peleas conforman otro de los puntos fuertes. Son sencillamente espectaculares, y además de hacer gala de una destreza física impresionante mezclan la magia y la fantasía, con movimientos que desafían las leyes de la física.

 

Siguiendo con las virtudes de Héroe, hay que destacar también el guión. A pesar de ser una historia sencilla, hay sentimientos profundos en juego y los personajes son complejos. No existe una separación infantil entre el bien y mal, sino que todos los protagonistas resultan ambiguos y hasta contradictorios.

Con poco más de una hora y media de duración, Héroe es sin dudas una gran elección a la hora de adentrarse en el mundo de las películas chinas.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo