Ganbaru, el esfuerzo como bandera

Una traducción inicial y sencilla para la palabra japonesa ganbaru podría ser “éxitos” o “buena suerte”. Se utilizan en contextos similares, particularmente cuando se quiere dar ánimo a alguien que va a enfrentar un desafío. Pero en Japón, el concepto ganbaru encierra mucho más que eso.

Un diccionario japonés define ganbaru como “no darse por vencido” y “enfrentar una adversidad sin ceder ante ella”. Los japoneses utilizan la palabra en infinidad de situaciones. De hecho, fue nominada entre las 30 expresiones más populares del 2016 en Japón.



Aunque esta forma de darse ánimos existe en todo el mundo, en Japón la expresión va mucho más allá de su significado literal, y se relaciona directamente con la cultura del esfuerzo, muy presente en la sociedad nipona. Ganbaru implica, ante todo, un compromiso con uno mismo y con la sociedad, la promesa sincera de que cuando se empieza algo se hará lo necesario para terminarlo, y de que aunque no se logre el resultado esperado se lo dará todo por intentarlo. En este sentido, en ganbaru tiene más valor el esfuerzo previo que el desenlace final.

Japoneses formando con pancartas la palabra "ganbaru".

En Japón, tener un objetivo en la vida se considera fundamental, y cuanto más se esfuerce una persona para alcanzar ese objetivo más valoración tendrá en la sociedad. Ganbaru expresa que no importan las dificultades, que siempre hay que dar lo mejor de uno mismo, perseverar y superarse.

Esta mentalidad ayudó mucho en la reconstrucción japonesa luego de la Segunda Guerra Mundial, y también fue fundamental para superar tragedias naturales como el terremoto de Kobe en 1995 y el de Tohoku en 2011. Pero no todo es positivo en relación con ganbaru.

El lado oscuro del ganbaru

Japoneses durmiendo sentados en la oficina.

En la actualidad, muchos japoneses detestan esta expresión. ¿Por qué? La perciben como una respuesta vacía de contenido a una persona o grupo social que experimenta una adversidad, y que por sí sola no va a ayudarlo en nada.

En el fondo, ganbaru puede sonar como una trivialidad, desprovista de cualquier oferta para ayudar. Peor aún: puede implicar que las cosas mejorarán por sí solas si se lo intenta un poco más. Claramente, este no es el caso de alguien que lo ha perdido todo en un terremoto o de aquel que se siente agobiado porque está obligado a trabajar catorce horas diarias para mantener su puesto.

Especialmente en el ámbito laboral, el ganbaru es utilizado para justificar una cuasi explotación, donde los empleados se encuentran haciendo más de cien horas extra por mes y soportando continuas cargas nuevas en sus tareas. Esta situación es la que suele conducir al karoshi, la muerte por exceso de trabajo.

En definitiva, ganbaru es un concepto japonés interesante y complejo, que encierra valores tanto positivos como negativos, y que debe usarse con cuidado.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo