China bajo cero: el festival de hielo de Harbin

Harbin es una ciudad ubicada en el norte de China donde cada año se realiza el Festival Internacional de Esculturas de Hielo y Nieve. Dicho evento es el más grande del mundo en su tipo, y además de exhibir impresionantes esculturas de hielo propone carreras de trineos, espectáculos de luz y sonido, competencias de esquí y otras actividades invernales.



El festival de hielo se originó en 1985 y desde entonces se lleva a cabo anualmente a principios de enero. Las muestras y actividades ocupan un predio de 800 mil metros cuadrados e incluyen la utilización de 180 mil metros cúbicos de hielo y 150 mil de nieve para construir todas las estructuras.

Visitantes caminan al lado de una escultura de un tren de hielo durante el Festival Internacional de Hielo y Nieve de Harbin, China.
Foto: Kim Kyung-Hoon/Reuters

Entre las esculturas más impresionantes que ha albergado el festival sobresale una reproducción de las Cataratas del Niágara de 250 metros de largo que requirió 13 mil metros cúbicos de hielo en 2007. Recientemente, el castillo helado de 2014 (en conmemoración de los treinta años del festival) se destacó con sus 26 metros de alto y 117 de ancho.

El hielo necesario para realizar las esculturas proviene del río Shongua, que se congela cada vez que llega el invierno. Una vez extraído, se utilizan motosierras, cinceles, picos y hasta láseres para darle la forma deseada. Además de edificios, algunos de las esculturas más populares incluyen figuras místicas y de animales.

El festival de hielo de Harbin dura un mes. Durante esa época, la temperatura de la región promedia los 18 grados bajo cero. Después, si el clima frío se mantiene suele prolongarse hasta que el calor comienza a derretir las estructuras.

Edificio esculpido en hielo durante el Festival Internacional de Hielo y Nieve en Harbin, China.
Foto: The Pinnacle List
La sede del festival de hielo: la “Moscú de Oriente”

Harbin es una de las ciudades más pobladas de la región histórica de Manchuria, en el noreste de China. Sus orígenes modernos se remontan a 1898, con la construcción del Ferrocarril Transmanchuriano impulsado por la Rusia zarista.

En los años sucesivos, Harbin pasó a ser un refugio para los partidarios del derrotado régimen zarista. Más de cien mil rusos la convirtieron en la mayor colonia de rusos del mundo fuera de la Unión Soviética.

Tan fuerte influencia permanece hasta el día de hoy, especialmente en los edificios de la parte conocida como Ciudad Vieja. De hecho, todavía pueden apreciarse diez tradicionales iglesias ortodoxas rusas. Por tal razón, Harbin es conocida como la Moscú de Oriente.

Foto de portada: Tim Chong

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo