Escritura china: desde sus orígenes hasta el chino simplificado

La escritura china se originó hace más de tres mil años como una representación pictórica de ideas simples. Se trataba de realizar dibujos similares a lo que querían simbolizar, como el sol y la luna, por ejemplo. El problema de este sistema era que no se podían expresar ideas complejas, por lo que comenzaron a utilizar los signos pictóricos como unidades fonéticas. Así nacieron los miles de caracteres llamados hànzì, que se mantuvieron casi inalterados hasta bien entrado el siglo XX. El sistema de escritura chino influenció otros idiomas asiáticos, como el japonés, cuyos ideogramas (kanjis) son derivados de los hànzì.

A comienzos del siglo XX, comenzó a debatirse en China la posibilidad de modificar el tipo de escritura. La complejidad de muchos caracteres hacían muy lento el proceso de escribir, y mucha gente ni siquiera llegaba a aprender. Por eso, en 1935 el gobierno del Kuomintang promulgó una lista de 324 caracteres modificados, con menos trazos que los tradicionales. Sin embargo, la sociedad rechazó la reforma y un año más tarde el gobierno la dejó sin efecto.



Mao y el chino simplificado: la nueva escritura china

En 1949 se constituyó la República Popular China, tras la victoria del Partido Comunista sobre los nacionalistas del Kuomintang en la Guerra Civil. Con la llegada de Mao Zedong al poder, la idea de simplificar la escritura china volvió a tomar fuerza. Personalidades más radicales querían adoptar el alfabeto latino para el chino. Argumentaban que el aprendizaje de los miles de caracteres hànzì consumía mucho tiempo, que podía aprovecharse para estudiar otras disciplinas.

Mao, más cauto sobre este tema, decidió mantener el sistema lingüístico, pero aplicando una nueva reforma de los caracteres. Así nació el chino simplificado, donde se eliminaron trazos y se cambiaron las formas de los caracteres más complejos. La simplificación del idioma permitió que gran parte de la población, especialmente el campesinado pobre, aprendiera a leer y escribir.

Diferencias entre chino tradicional y simplificado

A favor y en contra del nuevo sistema

Los defensores de la escritura china simplificada aseguran que los nuevos caracteres son más fáciles de memorizar gracias a su menor número de trazos. Otra ventaja supondría la mayor velocidad a la hora de escribir a mano.

Por otra parte, los detractores afirman que un número menor de trazos no necesariamente lo hace más fácil de aprender. Según esta postura, la misma estructura compleja de los caracteres tradicionales permite diferenciarlos con mayor claridad. El simplificado, en cambio, en ocasiones se prestaría a la confusión.

El Estado chino, sin embargo, no admite discusiones. Por ley, el uso del chino simplificado es obligatorio para cualquier tipo de publicación en el país. El uso del chino tradicional está restringido a ámbitos artísticos y a ciertas ediciones de obras antiguas.

Muestra de caligrafía en escritura china

La escritura china en el exterior

El chino simplificado se usa en todo el territorio de la China continental y en Singapur, donde el chino mandarín es uno de los cuatro idiomas oficiales. En contrapartida, el chino tradicional se sigue utilizando en Hong Kong y Macao, ciudades que estuvieron bajo administración extranjera durante casi todo el siglo XX. También se usa en Taiwán, donde el sistema simplificado es considerado una reforma comunista, y como tal, una agresión del régimen enemigo.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo