El Día de los niños en Japón

El 5 de mayo de cada año se celebra el Día de los niños en Japón. Es una festividad tradicional, de procedencia china, que en un principio estaba restringida solo a los niños varones. Por su parte, las mujeres tenían (y tienen todavía) el Hina matsuri, Festival de las muñecas o Día de las niñas, que es el 3 de marzo, pero no se considera fiesta nacional.

El Día de los niños en Japón era en sus orígenes un ritual de purificación. Tradicionalmente, se creía que el quinto mes del año era malo, y que el quinto día de éste era el más adverso. Por eso, durante el período Nara (710-794), todos los 5 de mayo se comenzaron a elevar plegarias a los dioses para que los niños crecieran sanos y fuertes.



En 1948 el gobierno japonés decidió que el Tango no sekku (“Día de los niños varones”) cambiara su nombre por Kodomo no hi (“Día de los niños”) y se convirtiera en fiesta nacional.

Las tradiciones del día de los niños en Japón

Entre las costumbres más extendidas del día de los niños en Japón, se destaca la de exhibir una serie de muñecos en los hogares. Se llaman go-gatsu ningyō (“muñecos de mayo”), y son figuras en miniatura de emperadores, famosos guerreros feudales y protagonistas de cuentos infantiles.

Altar de go-gatsu ningyō del Día de los niños en Japón.
Un altar tradicional de go-gatsu ningyō.

Por otra parte, en el exterior de las casas se cuelgan los koinobori, barriletes o cometas alargados con forma de carpa, para desearles a los niños suerte en su futuro. Los japoneses admiran la capacidad de las carpas de nadar contra la corriente, lo que interpretan como un ejemplo de fuerza y perseverancia.

Según una antigua leyenda china, las carpas que lograban remontar el río a contra corriente hasta lo alto de la montaña se convertían en dragones. La leyenda simboliza el arduo camino que les espera a los niños en la vida, y la recompensa de llegar al final sorteando todos los obstáculos.

Koinobori tradicionales del Día de los niños en Japón.
Koinobori tradicionales del Día de los niños en Japón.

La tradición de los koinobori surgió durante el período Edo (1603-1868), cuando solo se colgaba una carpa grande de color negro, que representaba al padre. A partir de la era Meiji (1868-1912), se comenzó a colgar otra carpa de color rojo algo más pequeña, que simbolizaba al primogénito. En la actualidad, la carpa roja se ve como una representación de la madre, y se añaden otras de color verde y azul que simbolizan a los hijos.

La semana dorada

El día de los niños en Japón cierra la Gōruden Wīku (“semana dorada”), un período de días festivos consecutivos que incluye el Showa no hi (“Día de Showa”, cumpleaños del emperador Shōwa, Hirohito) el 29 de abril, el Kenpō-kinen-bii (“Día de la constitución”) el 3 de mayo y el Kokumin no kyūjitsu (“Día de fiesta del pueblo”) el 4 de mayo. Aunque los días intermedios no son feriado, muchas compañías dan el día libre a sus trabajadores para que puedan tomarse la semana completa.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo