Batman Ninja. La versión japonesa más bizarra de Batman

Desde su primera aparición en 1939, Batman ha producido muchísima tela para cortar. Historietas, películas, series, videojuegos, juguetes, ropa y un largo etcétera se han inspirado en el hombre murciélago. ¿Quedaba algo más por hacer, se preguntaron en 2017 los directivos de Warner Bros. y DC Comics? Comenzaron a lanzar ideas, y resultó que sí quedaba. Así fue como en abril de 2018 se estrenó Batman Ninja.

Si ya había un Superman chino, ¿por qué no también un Batman japonés? En todo caso, no es que fuera una idea completamente absurda para el universo de Bruce Wayne y compañía. A lo largo de sus años de vida, Batman fue un bebé, un vampiro, un agente soviético, un alienígena y hasta un genio salido de una lámpara. Incluso la idea del viaje en el tiempo, punto de partida de Batman Ninja, ya había sido explorada en la saga El regreso de Bruce Wayne.



Para llevar adelante el proyecto, contrataron a Kazuki Nakashima, quien fue el encargado de escribir el guión. Además, Junpei Mizusaki se hizo cargo de la dirección y Takashi Okazaki (autor de Afro Samurai) del diseño de personajes.

De todas maneras, cuando llegó el momento de realizar el doblaje al inglés, los productores estadounidenses decidieron reescribir la historia casi por completo. La animación se mantuvo exactamente igual, pero el guión cambió casi en un 90%. Según los productores, la transcripción original que les enviaron los japoneses era inentendible para la audiencia de Estados Unidos.

Más allá de esto, la animación es soberbia, con unos personajes y escenarios de altísima calidad. Además, hay diez minutos donde se imita el estilo de dibujo característico del Japón feudal, que son simplemente sublimes. Junto con la música, son los puntos altos de una historia que, en sí, es… extraña.

El argumento de Batman Ninja
Batman Ninja. Batman en el Japón feudal.
¿Batman en el Japón feudal? ¡Claro que sí!

Batman Ninja no da respiro. Son 85 minutos de pura acción, desde el comienzo hasta el final. Inicia, cuando no, en el Asilo Arkham de Gotham City, donde Gorilla Grodd (villano de Flash) está manipulando una máquina del tiempo. Batman y Catwoman van a detenerlo, pero la máquina termina por enviarlos a todos al pasado.

De esta manera, Bruce Wayne y sus principales enemigos aparecen en el Japón feudal. Los villanos, encabezados por el Joker, intentarán hacerse con el control del país, y el hombre murciélago deberá detenerlos. Pero, desprovisto de todos sus gadgets, no tiene más alternativa que utilizar las ancestrales tácticas niponas para hacer frente a la amenaza. En definitiva, vestirse y actuar como un Batman ninja.

Batman Ninja. Robin, Red Robin y Nightwing.
Batman no está solo en su periplo nipón. Sus aliados, con peinados a tono, pelearán con él.

Hasta ahí, el concepto, con una gran amplitud de mente, puede resultar interesante. Pero lo que sigue a continuación es de lo más bizarro que se ha hecho en la historia del personaje. Y de la animación japonesa. Y de la historia en general.

Grandes mechas a lo Gundam, monos samuráis gigantes, autohipnosis, Bane vestido como luchador de sumo, castillos ambulantes… En fin, Batman Ninja no deja delirio sin explorar. Un combo explosivo que resulta bastante entretenido, pero que carece absolutamente de sentido.

Las críticas de Batman Ninja
Batman Ninja. Sumo Bane.
Sumo Bane. Sin comentarios…

La película tuvo una recepción mixta. David Griffin, de IGN, por ejemplo, dijo que Batman Ninja superó a todas las adaptaciones previas del personaje. Otros, más coherentes, describieron la película como “visualmente notable y desbordante de estilo, pero cuya delirante narrativa podría resultar indigesta para todos los que esperen una aventura convencional del hombre murciélago”.

En IMDb, Batman Ninja tiene un puntaje de 5,7, mientras que en FilmAffinity se quedó en 5,1. El veredicto de Rotten Tomatoes, en cambio, está más dividido, ya que los críticos le otorgaron una aprobación del 75%, pero la audiencia solo un 42%.

Para resumir, estamos ante una obra digna de admirar por su originalidad, pero difícil de ver sin hacer un enorme esfuerzo por no juzgar la delirante trama. Queda a criterio de ustedes.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo