Bailes en las plazas de China

El espacio no abunda en China. Tratándose de un país superpoblado, donde la mayoría vive en pequeños departamentos, no es de extrañarse que la gente se vuelque masivamente a los espacios públicos para desarrollar sus pasatiempos. Escribir poesía, jugar al mahjong o simplemente caminar son algunas de las actividades predilectas. Pero la más popular de todas la constituyen los bailes en las plazas de China.

Aunque son más comunes las plazas principales, también pueden verse bailes en pequeños parques y en jardines de zonas residenciales. Y aunque participan personas de todas las edades, predominan las mujeres mayores de 60 años, a las que en China se conoce como “abuelas danzantes”.



Estas mujeres llegan con su equipo de sonido y se ponen a bailar entre ellas o con los transeúntes, como una forma de entretenimiento y de hacer ejercicio. En general, los bailes se realizan temprano por la mañana o al caer la tarde, mientras que los fines de semana suele bailarse todo el día.

Mujeres bailando con vestimenta tradicional en una plaza de China.

No hay un estereotipo de canciones para los bailes en las plazas de China. Se escucha de todo, desde antiguas canciones tradicionales hasta clásicos occidentales, pasando por los últimos temas de moda, sin importar si son nacionales o extranjeros.

Según estimaciones, los participantes en los bailes populares de las plazas chinas serían unas 100 millones de personas en todo el país.

¿Por qué son tan populares los bailes en las plazas de China?

Además del gusto natural por el aire libre y la escasez de espacios privados, hay otras razones que ayudan a comprender este fenómeno. La principal es el goce del ocio de la gente mayor. A diferencia de otras culturas, donde los ancianos suelen ser apartados progresivamente de la vida pública, en China se los estimula para que salgan a la calle a disfrutar su tiempo libre.

Personas jugando al jianzi en un parque de China.

Un antiguo proverbio chino afirma que “no se ve por los caminos a un anciano llevando bultos en la espalda”. Esto quiere decir que en un país próspero los adultos mayores no deben trabajar, sino disfrutar. Por eso en China se considera muy importante que se vuelquen a las plazas públicas para realizar su esparcimiento.

Además de los bailes, las plazas chinas se llenan de ancianos que se reúnen a cantar ópera tradicional, apostar dinero en partidas de go o mahjong, practicar tai chi o jugar al jiànzi, que consiste en mantener en el aire una pelota similar a la de bádminton, únicamente utilizando los pies o la cabeza.

Sin lugar a dudas, una costumbre para imitar.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo