El último refugio del arcade en Japón

El arcade es el término que engloba a las grandes máquinas de videojuegos disponibles en lugares públicos. Este tipo de entretenimiento fue muy popular durante las décadas del 80 y 90, pero con la llegada del nuevo milenio ha ido desapareciendo en todo el mundo. O casi. Porque el arcade en Japón goza de muy buena salud.

En las avenidas principales de las grandes ciudades hay enormes salones de juegos, que ocupan varios pisos de los edificios. Las máquinas ofrecen desde clásicos hasta las últimas novedades del mercado, con innovaciones que jamás se han visto en Occidente.



El furor por el arcade en Japón queda de manifiesto en Akihabara, el barrio geek por excelencia de Tokio. Allí los edificios de arcade se alinean uno al lado del otro, con enormes carteles de neón para atraer a los clientes. Sus dueños son las mismas compañías que desarrollan los videojuegos, como Sega, Taito, Namco y Capcom, entre otras.

Dentro de los edificios de arcade es otro mundo. No hay ventanas, las luces de las máquinas destellan por doquier y una música estridente se mezcla con sonidos variopintos. Es imposible decir si afuera llueve, hace calor o nieva.

Akihabara, Tokio, Japón.
Akihabara, el barrio de Tokio donde se concentran la mayoría de los arcade.

Los distintos pisos del edificio determinan el tipo de juego. En general, hay cinco categorías: acción (pelea), simulación (carreras, musicales), premios (máquinas para sacar peluches y otros objetos), purikura (fotomontaje) y azar (simuladores de apuestas). También suele suceder que los pisos indican el nivel de los jugadores: en los pisos inferiores están los aficionados, y en los superiores los profesionales.

Auge, caída y auge del arcade en Japón

El arcade en Japón surgió en 1978, más o menos al mismo tiempo que en el resto del mundo. El lanzamiento de videojuegos como Pacman y Space Invaders cautivó el interés de la población más joven, que se volcó en masa a ese nuevo tipo de entretenimiento.

Videojuego arcade en Japón.
La tecnología del arcade en Japón ha producido innovaciones que nunca llegaron a Occidente.

El negocio siguió creciendo en los 80, con un récord de 44 mil salones de arcade en todo el país. La aparición del popular Street Fighter 2 en 1991 terminó de desatar el “boom” del arcade.

A mediados de la década del 90, sin embargo, el panorama comenzó a cambiar. El desarrollo de las consolas hogareñas le quitó mucho público a los arcade, situación que continuó empeorando con la llegada de los celulares y las redes sociales. La mayoría de los salones de arcade del mundo cerraron masivamente sus puertas durante el primer decenio del 2000. Pero no en Japón.

¿Por qué el arcade sigue siendo popular en Japón?
Sarariiman jugando en un arcade en Japón.
Ningún sector social es ajeno al furor de los japoneses por el arcade.

Aunque está lejos de la época dorada de los 80, el arcade en Japón todavía constituye un excelente negocio. Hay unos 15 mil salones registrados, que mueven un total de 4 mil millones de dólares al año. Aunque está lejos de los 19 billones de dólares de otro gran entretenimiento japonés como el pachinko, es un número más que aceptable. ¿Cuáles son las razones de este éxito?

En primer lugar, está el hecho ya mencionado de que los salones de arcade en Japón son propiedad de los desarrolladores de videojuegos. Estas compañías se esfuerzan por mantener viva la industria, dotando a los arcade de nuevos y exclusivos contenidos, con innovaciones que serían imposible de tener en una casa.

En un principio, los salones de juegos ofrecían mejores gráficos y sonidos que las consolas. Después, pantallas mas grandes con definición HD. Ahora, los desarrolladores japoneses buscan proveer una experiencia más física, demasiado grande y ruidosa como para tener en un hogar.

Videojuego que simula una carrera de caballos en Japón.
Curioso videojuego que simula una carrera de caballos.

Seguidamente, los arcade japoneses han sabido ser lo suficientemente flexibles como para atraer todo tipo de público, no solo jóvenes. Por eso, además de los juegos tradicionales de pelea y acción, ofrecen otros entretenimientos, capaces de captar a diferentes sectores. En un arcade en Japón es posible encontrarse desde colegiales adolescentes hasta hombres de negocios, e incluso ancianos jubilados.

Otra razón apunta a la localización de la mayoría de los salones, generalmente en el centro de las grandes ciudades. Y no hay que olvidar el factor importante del precio: casi todos los juegos cuestan apenas cien yenes (1 USD).

Por todas estas cosas, la popularidad del arcade en Japón permanece congelada en el tiempo, y no parece que la situación vaya a modificarse en el corto plazo.

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo