Año Nuevo en Japón: costumbres del cambio de año

El Año Nuevo en Japón es un momento muy serio. Nada de fiestas multitudinarias ni despedidas llenas de excesos. Para los japoneses, el cambio de año es un período muy espiritual y reflexivo.

En lugar de grandes celebraciones, prefieren viajar para encontrarse con sus familiares y acudir a los templos para pedir por el nuevo año. Es por eso que la mayoría de las grandes ciudades se “vacían” en esa época, y ni siquiera se tiran fuegos artificiales a las 12 de la noche del 31 de diciembre.



Los días previos al Año Nuevo en Japón

La semana previa al cambio de año los japoneses realizan una serie de actividades cuya tradición se remonta bien atrás en el tiempo. El osoji (大掃除) o “gran limpieza”, por ejemplo, es una limpieza exhaustiva de los hogares y lugares de trabajo, para comenzar el año con todo limpio y ordenado.

El osoji tiene un fuerte componente espiritual, ya que la limpieza de la casa simboliza también limpiar el alma de sus habitantes y purificarlos. La “gran limpieza” se completa con el pago de deudas pendientes, así como el cierre de todo aquello que esté sin terminar antes de fin de año.

Osoji, la gran limpieza de fin de año en Japón.

Otra costumbre importante cuando se acerca el Año Nuevo en Japón es el envío de las nengajo (年賀状), tarjetas de felicitación para familiares, amigos y compañeros de trabajo.

La novedad de las nengajo con respecto a otros países es que en Japón absolutamente todas las tarjetas se entregan el 1 de enero. Por supuesto, tal tarea requiere de un esfuerzo y una organización titánica del correo japonés, ya que estamos hablando de millones de tarjetas.

Para cumplir este objetivo, la fecha límite para dejar las nengajo en el correo es el 25 de diciembre. Además, para ese período se contratan estudiantes a tiempo parcial, con el fin de que todos reciban sus tarjetas de felicitación el primer día del año.

Tarjetas de felicitación de fin de año nengajo en Japón.

Nochevieja y Año Nuevo en Japón

Como ya mencionamos, los japoneses viajan para estar con sus familias la noche del 31 de diciembre, y compartir una cena íntima y tranquila. El plato típico de fin año es el toshikoshi soba (年越しそば), fideos largos y finos elaborados con harina de trigo sarraceno, que se sirven fríos con una salsa.

La creencia habitual es que los fideos representan una vida larga y próspera para quienes los consuman. Esta costumbre se basa directamente en los cháng shòu miàn (長壽麵) o “tallarines de la longevidad” chinos, que se comen en ese país para los cumpleaños.

Toshikoshi soba, plato típico de fin año en Japón.

La víspera del Año Nuevo en Japón también es muy común que las familias vean el Kohaku Uta Gassen (紅白歌合戦), un programa de la cadena de televisión nacional NHK que se emite sin interrupciones desde 1951.

El programa reúne a los cantantes y grupos musicales más importantes del año, y los divide en dos equipos para que compitan entre sí y los televidentes elijan al ganador. El certamen termina minutos antes de las 12 de la noche, y suele alcanzar picos históricos de rating.

Kohaku Uta Gassen, el programa especial de fin de año de la NHK en Japón.

Por último, el 1 de enero del Año Nuevo los japoneses acuden masivamente a los templos, a pedir sus deseos para el período que comienza y a comprar el primer omikuji (おみくじ) del año, un pequeño papel con la fortuna para los siguientes doce meses. Si el pronóstico es bueno lo guardan en su billetera. Caso contrario, tienen que doblarlo y atarlo a un árbol de pino dentro del recinto del templo, para que así la mala suerte no se vaya con el portador.

Y a ustedes, ¿cuál de las tradiciones del Año Nuevo en Japón les gustaría implementar en sus países?

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo