Cómo se celebra el Año Nuevo Chino

El Año Nuevo Chino se festeja aproximadamente un mes más tarde que la misma celebración en el resto del mundo. Esto es así porque en China se utiliza el calendario lunisolar para determinar la fecha del cambio de año.

Este tipo de calendario se rige por las fases de la luna en vez del movimiento del sol, con lo cual cada mes chino tiene unos 29.5 días (lo que dura un ciclo lunar). La diferencia de duración entre los meses lunares y solares hace que la fecha del Año Nuevo Chino cambie todos los años en nuestro calendario occidental. Así, el Año Nuevo Chino 2018 cae el 16 de febrero, en tanto que en 2019 se celebrará el 5 de febrero.



Como en el horóscopo chino los signos dependen del año y no del mes, cada Año Nuevo Chino está marcado por un animal y un elemento. 2017 fue el año del gallo de fuego, en tanto que 2018 será el año del perro de tierra.

El origen del Año Nuevo Chino

La celebración del Año Nuevo se conoce en China como guònián (过年), y se extiende por quince días desde el cambio de año. El origen de esta festividad se remonta a una antigua leyenda, según la cual vivía en las profundidades del mar un monstruo carnívoro llamado Nian. Aparecía en la superficie una vez al año, y atacaba con violencia las aldeas costeras, destrozando casas, matando animales y comiendo humanos.

Fuegos artificiales del Año Nuevo Chino en Shanghái.
Shanghái “en llamas” con los fuegos artificiales de Año Nuevo.

En una de esas ocasiones, sin embargo, un forastero logró enfrentarse al monstruo, utilizando su capa roja y bombas de estruendo para ahuyentarlo. A partir de entonces, todos los años, en la víspera del ataque de Nian, los vecinos adornaron sus poblados de rojo y lanzaron muchos fuegos artificiales para mantener al monstruo a raya.

La costumbre se extendió por el resto del país y, como nián () significa “año”, la celebración comenzó a conocerse como el Año Nuevo Chino.

Los rituales del Año Nuevo Chino

Lo principal para los chinos en el comienzo de un nuevo año es estar en familia, así que son comunes las grandes movilizaciones de gente entre ciudades para reunirse con los seres queridos. Al igual que en Occidente, la familia cena junta en la víspera del Año Nuevo, y a la medianoche lanzan fuegos artificiales para ahuyentar a Nian.

Estación de trenes de Guangzhou, China, abarrotada en la víspera del Año Nuevo Chino.
La estación de trenes de Guangzhou abarrotada en la víspera del Año Nuevo Chino.

Durante toda la quincena que duran las celebraciones del Año Nuevo Chino es común ver casas y negocios adornados con duìlián (对联), poemas de dos versos escritos en vertical sobre tiras de papel rojo. Los duìlián exhiben mensajes alegres y buenos deseos para el resto del año.

Otra decoración popular es un cartel con el carácter de prosperidad,  (福), también en color rojo. ¿Y por qué el rojo es tan popular en China? Porque es el color que ahuyentó al monstruo Nian, y como tal quedó asociado a la buena suerte y a la protección contra los malos espíritus.

Mesa de Año Nuevo en China.
Una mesa tradicional de Año Nuevo en China.

En cuanto a las comidas tradicionales del Año Nuevo Chino, se destaca el jiǎozǐ, que son pequeñas empanadas de masa fina rellenas de carne picada y verduras. La elección no es casual, ya que la pronunciación de jiǎozǐ (饺子) es muy parecida a la de jiāozi (交子), que significa “despedir lo viejo para dejar entrar lo nuevo”.

Otras comidas tradicionales son los cháng shòu miàn (長壽麵), “tallarines de la longevidad”, que son muy largos y simbolizan la longevidad. También suele prepararse pescado, con la cabeza y la cola intactas, como símbolo de buen inicio y final. Y para mantener la unidad familiar durante todo el año, se cocina un pollo entero.

Una celebración de quince días
Danzas tradicionales del Año Nuevo Chino.
Danzas típicas por los festejos del nuevo año.

Como ya mencionamos, los festejos del Año Nuevo Chino duran dos semanas, durante las cuales suele haber en las ciudades ferias de comida, exposiciones de flores y farolillos chinos, importantes festivales de invierno, danzas típicas y más.

Además, durante todo el tiempo que dura la festividad es habitual regalar sobres rojos con dinero a familiares y amigos, como deseo de prosperidad para el año que comienza.

En los sobres rojos de Año Nuevo suelen dibujarse animales del horóscopo chino o palabras de felicitación. Algunos caracteres populares que se utilizan son el ya nombrado (福, “prosperidad”) y dàjí (大吉, “buena suerte”).

Facundo

Periodista y Licenciado en Comunicación Social. Apasionado por la escritura y los viajes. Estudiante de japonés e interesado en todo lo relacionado con la cultura de China y Japón.

Comentar este artículo